Consejos para gastar energía de manera eficiente

Aire acondicionado

 

-Instalar un ventilador de techo en la habitación más grande de su casa. Esto le permitirá bajar la configuración de su acondicionador de aire acondicionado de 3 a 6 grados, medida que le ahorrará hasta un 25% de los costos de energía para la refrigeración casera.

-Cambiar el filtro o limpiarlo cuando haga falta, esto aumentará la eficiencia y reducirá el gasto.

-Al encender el aire acondicionado, evite usar el ajuste más frío para enfirar rápidamente la casa. Deje que el acondicionador de aire esté trabajando a una temperatura algo menos fría durante un rato antes de bajar la temperatura hasta la deseada. La habitación se enfriará casi igual de rápido pero gastando mucha menos luz.

-No es aconsejable dejar el consumo energético del aire acondicionado encendido al salir de su casa, pero si va a hacerlo, gire el ajuste de temperatura hasta unos pocos grados más alto mientras que usted está fuera. Podrá reajustarlo cuando vuelva a su gusto, pero se ahorrará mucha electricidad durante ese tiempo y se alcanzará rápidamente la temperatura deseada. También, recuerde apagar el aire acondicionado si va a estar fuera de su hogar durante más de un día.

-Asegúrese de que el flujo de aire no esté obstruido; deje un espacio abierto un espacio suficiente para el condensador.

-Si compra un electrodoméstico nuevo, elija un modelo con un cociente del rendimiento energético (EER) de 10.0 o superior.

 

 

Caldera y Calentador de agua

 

-Aísle el calentador de agua de las puertas, ventanas y corrientes de aire. Y por supuesto del frigorífico.

-Ajustes más bajos en el calentador de agua pueden ayudar a reducir mucho gasto energético. Experimente dentro de una gama de temperaturas o potencias para encontrar la posición más baja que le ofrezca agua suficientemente caliente. Un calentador de agua trabajando a altas temperaturas innecesariamente aumenta el consumo de energía y acorta la vida del electrodoméstico. También aumenta la probabilidad de quemaduras; una preocupación particular para los niños pequeños y personas mayores. Como regla general, no debería ser superior a 49 grados centígrados, pero siempre consulte con el fabricante del calentador o consulte el manual primero.

-Envuelva las tuberías de agua del calentador de agua o de la caldera con material aislante para evitar al máximo posible las pérdidas de calor por conducción.

 

Ordenador

 

-Apague el monitor cuando su ordenador no esté en uso. Más de la mitad de la energía utilizada por el equipo se va por el monitor, así que apagarlo ahorrará significativamente energía. Un único monitor encendido durante la noche puede utilizar la misma energía como una impresora láser produciendo 800 hojas impresas. Y no se deje engañar por un protector de pantalla, porque la computadora sigue trabajando a plena potencia para ejecutar esto.

-Apague el equipo cuando no esté en uso (excepto su máquina de fax). Incluso máquinas en espera (suspendidas) utilizan hasta 30 watios de electricidad.

-La impresión puede ser el paso más exigente en cuanto a energía, por lo que que intente imprimir sólo las páginas que realmente necesita. Esto le ayudará también a reducir papel y sobretodo tinta. La opción de calidad borrador es ideal para documentos que no requieren de gran calidad de impresión. El papel puede reutilizarlo por uno de sus caras siempre que sea posible.

-¿Está pensando en comprar un equipo nuevo? Considere si un portátil podría cubrir sus necesidades. Los portátiles utilizan aproximadamente la mitad de la electricidad consumida por los ordenadores de escritorio típicos. Al comprar un ordenador portátil, busque sistemas compuestos totalmente de 3,3 voltios componentes (procesador, memoria y pantalla LCD). Estos sistemas utilizan de 40 a 50% menos de energía que los sistemas de 5,0 voltios y están equipados con una batería más ligera. Por otra parte, busque un modelo con una calificación de Energy Star.

-¿Quizás comprar una impresora nueva? Las impresoras de inyección de tinta tienen bajo consumo de energía, son baratas y permiten la reutilización de papel, el ahorro de costes y reducir los impactos ambientales. Si va a comprar una impresora láser, busque uno con una función de ahorro de energía, que reduce uso de energía cuando está inactiva por más de un 65 por ciento. Incluso cuando está inactivo, las impresoras láser consumen entre 30 y 35 por ciento de sus requerimientos de potencia.

Escribir comentario

Comentarios: 0