Su Frigorífico más eficiente

Hoy en día, con el avance imparable de la tecnología de los electrodomésticos, estamos buscando formas de hacer que el frigorífico funcione con un poco más de eficiencia energética para reducir la contaminación del medio ambiente y también, por qué no, las facturas de la luz.

 

Estos son consejos simples que se pueden llevar a cabo en cualquier hogar para lograr que nuestra nevera sea un poco más eficiente energéticamente:

 

1. Limpiar la parte posterior: no es muy atractiva la idea de estar tirando del frigorífico hacia delante, lejos de la pared, para limpiar su polvo. Pero tanto polvo y suciedad se quedan atrapados detrás de su nevera (sobre todo si tienes mascotas) y esta se acumula en los serpentines del condensador, bajando la eficacia en la condensación del gas refrigerante, lo que se traduce en menos frío producido por la nevera.

 

2. Verifique la goma de la puerta: utilice un trozo delgado de papel para comprobar si su sello está perdiendo aire. La goma aislante de la puerta del frigorífico puede ser reemplazada fácilmente por un servicio técnico de reparación de electrodomésticos, y aunque podría parecer algo muy caro, prometemos que no lo es. Nadie quiere pagar para refrigerar su cocina entera, especialmente cuando son sólo unos cuantos euros comprar una nueva junta de goma: si hay fugas de frío, la eficiencia de la nevera bajará notablemente.

 

3. Cubrir los alimentos: La mayoría de los alimentos contienen humedad. Si no tapa los recipientes que contienen los alimentos, la humedad de éstos estará constantemente evaporándose y y el compresor de su refrigerador tendrá que trabajar el doble para quitarla. Además, la mayoría de los alimentos absorben olores de otros alimentos y esto los estropea, no es agradable que una tarta coja olor a cebolla ;)

 

4. Deje que su comida fresca se enfríe antes de introducirla. Si no lo hace, su frigorífico debe trabajar el deber para enfriar ese alimento y no perder el frío del interior del habitáculo. Intente dejar los alimentos tanto como sea posible enfriándose fuera de la nevera antes de colocarlas dentro de ella.

 

5. No dejarlo vacío ni sobrecargarlo. Es evidente que un frigorífico sobrecargado de alimentos tendrá mayores dificultades para mantenerse frío de manera homogénea en todos sus rincones, pues el aire enfriado va a circular de manera mucho más costosa. Pero una nevera vacía tampoco es deseable, pues el aire “pierde” su frío de manera más rápida que los líquidos por ejemplo. Esto hace que sea interesante que cuando tengamos al nevera media vacía, colocar dentro las botellas que tenemos en casa (refrescos, agua…), pues el calor específico del agua es mayor que el del aire, y esto hará que pierda su temperatura de manera más lenta. En cierto modo, estos líquidos se encargarán de conservar el frío que se ha generado en el aire de la nevera.

 

Como ve, parecen cosas muy básicas (salvo quizás la última) y que todos conocen, pero no crea que todos aplican estas medidas. Si se aplicaran todos los días, el ahorro de energía sería enorme. Si sospecha que su electrodoméstico está averiado y enfría de manera ineficiente, no dude en contactar con un servicio técnico de frigoríficos, pues aunque gaste algo de dinero en la reparación, el ahorro en las facturas se notará y compensará el gasto, por no decir que contribuirá a conservar mejor el medio ambiente.

Escribir comentario

Comentarios: 0